Las pilas: un invento necesario, pero altamente contaminante

Foto cortesia de pixabay.com
Foto cortesia de pixabay.com

El ritmo de vida que lleva la sociedad hoy día es muy activo. Los seres humanos se han vuelto más exigentes en el desarrollo de sus actividades, para ello se han apoyado en muchos accesorios, artefactos y dispositivos inalámbricos.

El escuchar música, utilizar el control remoto, hablar por teléfono, usar la laptop, tomar fotos, ver la hora en el reloj, entre otras acciones, demuestran la necesidad del uso de la energía eléctrica en nuestra vida cotidiana, cuya fuente son generalmente las pilas o baterías recargables o desechables.

La referencia más antigua que se tiene de este invento, son unos recipientes de arcilla con láminas metálicas que fueron encontrados en unas ruinas en Bagdad, los cuales según algunos historiadores podrían haber funcionado como pilas eléctricas.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX varios investigadores tuvieron como objetivo encontrar una cantidad razonable y constante de corriente eléctrica. Es por ello que, en el año 1800, el físico italiano Alessandro Volta creó un aparato constituido por dos discos de zinc y cobre alternados, que al unirse mantenían una corriente continua débil; por lo que se le denominó pila húmeda o voltaica. Luego surgieron pilas industriales con carbón y zinc, cuyo destino era dar iluminación.

Actualmente, existen muchos tipos de pilas, pero ni Volta ni quienes los siguieron en este invento imaginaron que estos productos, tras ser desechados, causaran un daño ambiental milenario.

Luego de que las pilas cumplen su vida útil, pasan a ser un factor altamente tóxico y contaminante para el medio ambiente, pues al ser depositadas en la basura se convierten en residuos peligrosos.

Una vez que comienzan su proceso de degradación se liberan elementos como el mercurio, litio, plomo o cadmio. Estos son altamente contaminantes, pues al ponerse en contacto con la tierra o con el agua, comienza una contaminación irreversible para el planeta que puede durar hasta 500 años y acelerarse con la lluvia, el calor y la acidez del suelo.

¿Cómo puedes ayudar?

Si quiere colaborar para evitar que estos productos atenten contra el medio ambiente puedes tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

Cada pila recargable puede ser utilizada hasta 1.000 veces, por lo que tiene más vida útil que las desechables, lo que genera un menor impacto en el ambiente, por ello es intenta utilizarla.

Es importante que busques en tu localidad los centros de acopio o recolección de pilas, para que así evites tirarlas a la basura.

Es mejor que utilices artefactos conectados a la corriente eléctrica.

Por último, para colaborar con una mejor calidad de vida opta por usar pilas que no contengan mercurio ni cadmio, son más caras, pero a la larga será un beneficio.

 Fuentes:

http://contaminaciondelaspilas

http://www.monografias.com

https://es.wikipedia.org

No hay comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Ameisy.net es un portal para navegar indefinidamente con toda confianza, de fácil acceso y de forma atractiva, donde Usted encontrará multitud de servicios. Esperamos sean satisfechas sus necesidades de manera integral y funcional. ¡BIENVENIDOS INTERNAUTAS!

SÍGUENOS
Share This